viernes, 23 de noviembre de 2007

Tema militar para civiles

Este es un tema completamente militar para ser leído exclusivamente por los “civiles”. Solo así estos comprenderían algunas posturas de los militares en la actual coyuntura política de la nación.
Cuando uno ingresa a los institutos militares de formación profesional, parte de la predica es aquello de que la carrera del militar no hace a este rico de fortuna. Y es correcto, al término de 35 años de servicio activo, el profesional militar sale con una pensión de retiro que le da para vivir modestamente con su familia el resto de sus días. Si eso lo complementas con el sistema de previsión social que le hace mas holgada su situación económica con los espacios de recreación de los Círculos Militares, un servicio de sanidad militar que le garantiza los espacios de salud y apoyado por el soporte del Instituto de Previsión social de la Fuerza Armada (IPSFA) para expandirle los accesos a vehículos, almacenes militares, hoteles, medicinas y además de eso, cubiertos para otras contingencias con la protección de un seguro a dedicación exclusiva como Seguros Horizonte ¿que mas se puede pedir?
Un sueldo modesto, la medicina a la mano para la contingencia de salud, supermercado a precios accesibles para nuestro mercado mensual, un buen sistema de hospitales militares a nivel nacional, facilidades para la adquisición de vehículos, préstamos personales e hipotecarios a una buena tasa de interés, sitios exclusivos para tomarnos un trago eventual. Eso al menos, para un profesional militar honesto y modesto, le cubre sus necesidades básicas hasta el resto de sus días. Estoy hablando de otros días donde la brecha entre el deber ser de la situación ideal del funcionamiento del sistema de previsión social y el ser de la realidad, era razonablemente tolerada.
Los tiempos de revolución bolivariana han abierto considerablemente esta brecha y una atención prioritaria para el profesional militar que debería la regla, se ha convertido en la excepción por aquello de la solidaridad y la atención al depauperado que esgrime el Teniente Coronel como lema para justificar su incompetencia y su ineptitud en la atención a los asuntos de gobierno.
El tema lo voy a complementar con algo anecdótico que no pasaría de un simple coloquio sino fuera porque va a lo trágico de la situación que vive la gran mayoría de los venezolanos actualmente.
Hace poco me conseguí en una cafetería a un compañero, general de brigada de la guardia nacional, que acababa de pasar a la situación de retiro y me abordó para comentarme la situación un dinero que había ingresado por segunda vez a los fondos del Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada para cancelar al personal profesional militar en situación de retiro, conceptos como pasivos laborales, diferencias en los cálculos de prestaciones y otros ítems para acreditársele a quienes honrosamente sirvieron a la patria. Después que drenó hacia lo mal que es tratado el militar retirado en la revolución, y la situación marginal como son tratados sus asuntos, me expreso su preocupación porque ese dinero que se había recibido en el IPSFA no recibiera el mismo tratamiento de otro con igual origen, pero que un Presidente del instituto le había dado un destino no muy legal. Yo lo dejé que murmurara y al final lo selle con un “Bienvenido a la realidad del retirado ¿Por qué mientras estuviste activo no peleaste para mantener el statu quo en el tratamiento a los viejitos que se le había dado tradicionalmente en la institución?”
Ese no es el punto de la crónica. Lo medular del escrito es que el desgaste del sistema de previsión social con el destino que el mismo Prócer de Sabaneta le ha dado a los hospitales militares para la atención de la misión Barrio Adentro, con el uso exclusivo de la nomenclatura política chavista de los círculos militares para sus reuniones políticas, con la atención marginal y por defecto que se ha establecido como política a nivel del Ministerio de la Defensa para los militares retirados, que se ha hecho extensiva hacia los otros entes que tienen que ver con la seguridad social como la Dirección de Bienestar y Seguridad Social, el Servicio de Sanidad, el Circulo Militar, CABISOFAC, el IPSFA y la guinda de la torta que en los tiempos revolucionarios la pone la Dirección General de Planificación y Presupuesto del Ministerio de la Defensa, que convierte en estocadas al bolsillo de los viejitos la Guía de Planeamiento del Teniente Coronel en situación de retiro Hugo Rafael Chávez Frías “A los retirados ni agua”.
En la vituperada Cuarta Republica todos los cálculos para sueldos, primas, bonificaciones y otros beneficios sociales se estimaban a partir de la situación de los militares retirados.
Si se quiere conocer cual es la correlación interna desde el punto de vista político de la Fuerza Armada Nacional, la mejor manera es hacer una encuesta a los ubicados en la honrosa situación de retiro. Nada representa mejor a los oficiales activos que los que se encuentran retirados. Desde el mismo momento en que asumen a plenitud sus derechos políticos y la posibilidad de expresarse sin pasar por el escalón de solicitar permiso, los retirados expresan su pensamiento libremente. De allí la tirria de la nomenclatura militar chavista hacia el militar retirado, a sabiendas que para allá van. Los viejos tiempos de la Academia Militar decían con la arenga gruesa “! Hay dos cosas seguras para el militar; la muerte y el retiro!”. Claro, José Luís Prieto, García Carneiro y los otros ministros que pasaron por el despacho se encargaron de cumplir a pie juntillas la línea que salía de Miraflores “. Al fin y al cabo, ellos en su dorado retiro no van a tener ese tipo de preocupaciones.
Montados sobre esa línea, los burócratas de planificación del ministerio han dejado fuera a los viejitos de todo género de primas y otros beneficios, en todos los cálculos que han hecho durante la revolución bolivariana, para asfixiarle el bolsillo y ahogarle la libertad de pensamiento, como en todo régimen totalitario.
¿Por qué este es un tema para lectura de civiles?
Los militares retirados son una bisagra entre los civiles y los militares. La permanente comunicación que existe entre los retirados y los activos es una relación que no se puede eliminar por decreto. Compartimos los mismos espacios recreacionales, los mismos ambientes de salud, la misma urbanización. Las esperanzas y las angustias de ambos tienen el mismo sello. Sobre la base institucional se han establecido nexos que permanecen inalterables y que facilitan una constante fluidez en las comunicaciones y que proporcionan en tiempo real, cual es la temperatura de la Fuerza Armada Nacional y hacia donde orienta la institución su pronunciamiento corporativo.
La crónica no es una queja por la enorme deuda que tiene el IPSFA con los profesionales en la honrosa situación de retiro y si una referencia de cómo los retirados, dándole luces a los militares activos, pueden solucionar sus problemas socio-económicos tomando la justicia por su propia mano, de acuerdo a la Doctrina Iris Varela.
Todos los viejitos en masa, hijos, esposas, viudas, sobrevivientes, liderizados en vanguardia por los tomadores de café y habladores de pistoladas en panaderías, y dejando de lado a los burócratas del IORFAN, a los soporíferos del Grupo Pichincha, a los tarifados de la gran variopinta de organizaciones y que “gremiales” que han surgido de la revolución bolivariana para defender a los militares; allanar la oficina del Presidente del IPSFA, el General de División Torres Chávez y a golpe de micrófono exigirle el deposito inmediato de todos los conceptos que se adeudan. Cualquier retruque argumentativo del general debe ser repelido a fuerza de golpes de cachetada y golpes de micrófono, con revolcada de escritorio y todo. Creo que para poder garantizar los tres golpes en la casa, bien vale caerle a golpes a quien salga. Creo que el Presidente (del Ipsfa) pondrá los pies en la tierra cuando reciba un buen golpe.
Este es un gobierno que surgió a los golpes, que se ha manejado a los golpes, que ha establecido la Doctrina Iris Varela de tomar la justicia por la propia mano y a golpes de micrófono; entonces vamos a reclamar nuestros derechos nosotros también a fuerza de golpes.
En estos términos queda sentado un justo reclamo de los militares retirados para exigir derechos legalmente establecidos y eso se convierte en una línea doctrinaria para quienes están en situación de actividad y tienen el deber de garantizar los derechos de los venezolanos consagrados en la Constitución Nacional. Este es un gobierno que atiende solo a fuerza de golpes.
¿Se dan cuenta por que este es un tema militar, pero para ser leído en exclusividad por civiles?


Caracas, 23 de noviembre de 2.007

1 comentario:

CresceNet dijo...

Oi, achei seu blog pelo google está bem interessante gostei desse post. Gostaria de falar sobre o CresceNet. O CresceNet é um provedor de internet discada que remunera seus usuários pelo tempo conectado. Exatamente isso que você leu, estão pagando para você conectar. O provedor paga 20 centavos por hora de conexão discada com ligação local para mais de 2100 cidades do Brasil. O CresceNet tem um acelerador de conexão, que deixa sua conexão até 10 vezes mais rápida. Quem utiliza banda larga pode lucrar também, basta se cadastrar no CresceNet e quando for dormir conectar por discada, é possível pagar a ADSL só com o dinheiro da discada. Nos horários de minuto único o gasto com telefone é mínimo e a remuneração do CresceNet generosa. Se você quiser linkar o Cresce.Net(www.provedorcrescenet.com) no seu blog eu ficaria agradecido, até mais e sucesso. If is possible add the CresceNet(www.provedorcrescenet.com) in your blogroll, I thank. Good bye friend.