viernes, 4 de enero de 2008

¿Y AHORA QUE VIENE?


¿Un gabinete ejecutivo de puros militares duros… como se podría interpretar? Creo que el Presidente Hugo Chávez está haciendo una huida hacia delante. Después de tantos fracasos en fila que se inician con el cierre de Radio Caracas Televisión, la aparición del frente estudiantil, el decomiso de la maleta de Guido Antonini Wilson en Argentina y sus repercusiones en el alto gobierno, las posibles implicaciones del valijagate con el narcotráfico y el lavado de dinero, la derrota en el referendo aprobatorio de la reforma constitucional del pasado 2 de diciembre de 2.007, la defenestración en la mediación para el canje humanitario en Colombia, el “¿Por qué no te callas ?“ con el Rey Juan Carlos de España y el fiasco en que resultó la engañifa burlesca de la Operación Emmanuel el 31 de diciembre; al Sátrapa de Miraflores no le quedaba mas remedio que huir hacia delante.
En primer lugar utilizó una clásica maniobra de distracción con el decreto ejecutivo, amparado en la ley habilitante, mediante el cual dictó apresuradamente una Ley “chucuta” de amnistía que favorecía y estimulaba el perdón de manera parcelada, tendenciosa y humillante para un sector bien minúsculo de la oposición. Con este decreto, Chávez jugó con los sentimientos y esperanzas de los venezolanos, de la misma manera como jugó con los sentimientos de los familiares de los secuestrados por la guerrilla colombiana, en la bufonesca y fallida operación de intercambio humanitario.
Como la amnistía le operó en sentido contrario al que esperaba; despertó un sector de la oposición que larvaba esperanzado en la solución de su problema judicial por las vías institucionales; entonces apeló a un remozamiento del gabinete ejecutivo con la idea de rectificar, revisar y reimpulsar la Revolución Bolivariana con el mismo criterio excluyente que lo ha venido haciendo desde el mismo 2 de febrero de 1.999. Realmente Hugo Chávez lo que está es reorganizando sus fuerzas esperando mejores oportunidades para plantear su fallida reforma constitucional y para imponer su Socialismo del siglo XXI a troche y moche por encima de cualquier disidencia y argumentación de naturaleza constitucional; es decir el golpe de estado lo va a ejecutar en cualquier momento.
Ante una oposición que aún no se ajusta y plantea metas y objetivos viables, posteriores a la victoria “pirrica y de mierda” del 2 de diciembre de 2.007; Hugo Chávez inicia su huida hacia delante conformando un gabinete ejecutivo que es mas un Estado Mayor de Coordinación (EMC) duro y áspero desde el punto de vista político; mas preparado para conducir una fuerza desde un movimiento hacia el contacto, el reconocimiento en fuerza y luego ejecutar un ataque coordinado; que para dictar políticas publicas que atiendan los problemas mas graves que tienen los venezolanos, como la inseguridad, la inflación, la salud y la educación; y la intolerancia política atizada desde el alto gobierno.
¿Quiénes van al gobierno?
Para la Vicepresidencia de la Republica va el Coronel (Ej.) Ramón Alonso Carrizales Rengifo un militar especialista en blindados que hizo una pasantía bien lamentable por el Fondo de Transporte Urbano (FONTUR), por el Ministerio de Infraestructura (MINFRA) y recientemente por el Ministerio del Hábitat.
Para el Ministerio del Interior y Justicia regresa el Capitán de Navío Ramón Rodríguez Chacin, oficial de la armada especialista en operaciones especiales y de comando, eterno embajador de la Revolución Bolivariana con las FARC, coordinador de la guasona y sarcástica Operación Emmanuel y cordial anfitrión perenne, de algunos plenipotenciarios de la guerrilla colombiana en Venezuela.
El otro militar, el teniente Rafael Isea Romero, compañero golpista de Hugo Chávez en la aventura del 4 de febrero de 1.992, antiguo funcionario del BID en Washington, viceministro de Gestión Financiera, desde donde dirige Bandes, el mayor organismo de inversión pública del gobierno venezolano, reemplaza en el Ministerio de Finanzas a Rodrigo Cabezas. Desde esta posición acompañará al Mayor Manuel Antonio Barroso Alberto en la Comisión de Administración de Divisas (CADIVI) y al Teniente Alejandro Andrade Andrade en la Oficina Nacional del Tesoro, al Capitán Humberto Ortega en el Fondo de Garantías de Depósitos y Protección Bancaria (FOGADE), al Capitán (Ej.) José Gregorio Vielma Mora en el Servicio Nacional Integrado de Administración Tributaria (SENIAT) y al General de División (Ej.) Alfredo Ramón Pardo Acosta en la Oficina Nacional de Presupuesto (ONAPRE).
El Mayor Félix Antonio Guzmán Osorio, un oficial de armamento, viene de administrar la red alimenticia MERCAL y pasa a ser el nuevo y flamante Ministro de Alimentación, donde reemplaza al General de División (Ej.) Rafael Oropeza, quien se lleva el palmarés del Guinnes de haber preparado el mayor sancocho del mundo, hecho que se realizó en la Avenida Bolívar y que fue ampliamente reseñado por los medios de comunicación. No tiene nada de raro que pueda pasar también a la historia como el mejor preparador de guisos en la Revolución Bolivariana.
El Teniente Jesse Chacón, artífice de la Operación Canal 8 del 27 de noviembre de 1.992 y eterno ministro de la Revolución pasa a ocupar el cargo de Ministro de la Secretaria de la Presidencia y para el Ministerio de la Vivienda y el hábitat el Teniente Coronel (Ej.) Jorge Pérez Prado.
Agréguele a eso las talibánicas presencias y ejecutorias de Cilia Flores en la Asamblea Nacional, Luisa Estella Morales en el TSJ, Luisa Ortega en la Fiscalía General de la Republica, Tibisay Lucena en el CNE, Gabriela Ramírez en la Defensoría del Pueblo y no podía faltar la tornapulérica presencia del General en Jefe Gustavo Reyes Rangel Briceño en el Ministerio de la Defensa.
Agréguele cualquier pócima, bátala en cualquier envase, añádale cualquier menjurje, póngalo a fuego lento esperando la mejor oportunidad para sacarlo del fuego; combínelo con la ofensiva general en Colombia para ejecutar "acciones armadas en carreteras, veredas, selva, centros urbanos, caseríos y cuarteles, sin dar tregua al enemigo, tal como éste lo hace" de acuerdo a como está planteada la ofensiva general decretada por las FARC y diga usted mismo que le sale para servir en la mesa.
No se auspician buenos tiempos políticos para Venezuela, un Hugo Chávez aferrado al poder, con fecha de salida decretada, con todo el desastre de corrupción que ha abanderado a la Revolución Bolivariana, con pocas posibilidades de agarrar aire con los golpes recibidos en los rounds políticos y diplomáticos anteriores, con plomo político y diplomático bajo el ala; y con una gran posibilidad de ser vinculado oficialmente al narcotráfico internacional; y con unos aliados políticos anunciando una ofensiva general en Colombia; cualquier cantidad de aventuras debe de pasarle por la mente, para volver a agarrar el protagonismo escapado y retomar el control nacional e internacional.
Ya tiene estructurado el Estado Mayor de Coordinación (EMC) que lo acompañará en la aventura… ¿Y ahora que viene?


2 comentarios:

Eriu Brighid dijo...

Sospecho que una implosión, asi que mejor estemos preparados pues saldrá un mierdero...

Guerrillero de Barinas dijo...

En algun momento ellos mismos hablaron de comprar alpargatas porque lo que venía era joropo. Revisando el escrito de Lorenzo, debemos preguntarnos si comprar botas de goma no es más práctico porque lo que viene es Mi ER DA.