jueves, 26 de junio de 2003

De la Batalla de Carabobo a la pantalla del cara e´bobo

Los sucesos ocurridos en el asalto con nocturnidad, a la Comisaría de la Policía Metropolitana en
Quebrada Honda evidenciaron la verdadera situación de apresto del Ejercito Venezolano y los niveles de postración institucional en que han sumido en general a toda la Fuerza Armada, estos líderes militares de la Revolución Bonita, específicamente cumpliendo la Guía de Planeamiento del sub.-Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional el Teniente Coronel HUGO CHAVEZ FRIAS y de los postulados del verdadero Jefe, el Tirano Caribeño FIDEL CASTRO.
Cualquier planificación militar seria, debería haber entrañado un reconocimiento previo al sector de combate para determinar las características del objetivo de ataque, entre las cuales debería haberse establecido: Rutinas, grupos de seguridad, accesos, rutas de escape, obstáculos, puntos críticos, direcciones de aproximación, la cobertura del sector, los abrigos de la zona, la observación del área, los campos de tiro. Esos factores deberían haber determinado la calidad y la cantidad del grupo de combate organizado para enfrentar la contingencia de la Policía Metropolitana en la Comisaría de Quebrada Honda. Pero no fue así y la vergonzosa retirada (Movimiento Retrógrado), entrañó dejar cuatro efectivos prisioneros y dos supuestas bajas aceptadas públicamente en el cobarde parte de guerra leído por el Ministro de la Defensa, acompañado impúdicamente por todo el Alto Mando Militar.
Estamos hablando de lo que deberían haber aprendido en las aulas de los Institutos de Formación, de Capacitación y de Especialización militar nuestros profesionales militares. Es posible que así fueron formados y capacitados militarmente y estamos seguros que así lo recibió el SUBTENIENTE JESUS ENRIQUE REYES BLANCO, jefe inicialmente de la comisión y el CAPITÁN de la Policía Militar VIZCARRONDO, Jefe posterior de toda la operación y; por supuesto el cerebro gris y planificador de toda la operación, el Coronel JOSE GREGORIO MONTILLA PANTOJA, Comandante del Regimiento de la Policía Militar.
Esa es la esencia del Procedimiento de Preparación de Operaciones (PPO), en las operaciones tácticas pequeñas, y de la secuencia de las acciones del Comandante y el Estado Mayor en aquellas de mayor envergadura y que tienen nivel estratégico operacional ¿Lo haría así el Coronel MONTILLA PANTOJA?
Estamos seguros que no. ¿Estaría informado de la operación el General de División SILVA WILFREDO, Comandante de la Tercera División de Infantería? Estamos también seguros que no. Mucho menos el general de División GARCIA CARNEIRO en su condición de Comandante General del Ejercito, menos aún el Ministro de la Defensa.
¿Por qué no lo hizo? ¿Por qué no cumplió una tarea fundamental de un jefe subordinado, cual es la de informar a sus superiores? Sencillamente porque en la Revolución Bonita un Teniente, un Capitán, un Mayor aliados e identificados con el “proceso” tienen mas peso especifico que un Teniente Coronel, un Coronel o un General. He allí la explicación del poder que tienen en el Fuerte Tiuna profesionales militares subalternos como el Coronel MONTILLA PANTOJA y el Coronel ALCALA CORDONES. Pero también allí esta la explicación de la presencia degradante y afrentosa para la institucionalidad, del mostrenco Ministro de la Defensa y sus enanos del Alto Mando Militar, justificando en cadena nacional la actuación de la Policía Militar en la Batalla de Quebrada Honda, en la cual salieron derrotados mamarrachamente por la Policía Metropolitana.
Pero hay otra justificación para que esos conceptos, para que esas normas tácticas pasasen a un segundo plano y se omitieran. Y es que en la Revolución Bolivariana la fuente de la cual se nutre la institucionalidadmilitar, que son la disciplina, la obediencia y la subordinación y otros valores adquiridos en el proceso deformación militar, pasan a un segundo plano en relación a la lealtad al caudillo, al Segundo Comandante enJefe y Líder suplente de la revolución, el Teniente Coronel Hugo Chávez Frías.
Atrás quedaron los días decorosos de la Unidad de Cazadores que Comandó honrosamente el generalPRIETO en Chaguaramal Estado Miranda, la misión en Centro América y sus histriónicas sesiones académicas de Inteligencia Estratégica en la Escuela Superior del Ejercito. Atrás quedaron igualmente, las gestas épicas del Ejército en la emancipación de cinco naciones, mas rezagadas quedaron las contribuciones que se hicieron en la consolidación de la democracia en la década de los sesenta en la derrota del castro-comunismo (con mucha más razón) y el periodo de asentamiento institucional para enfrentar cualquier hipótesis de conflicto extraterritorial.
Pero esos son recuerdos que se pierden en la bruma de un estigma que se arrastra en este periodo de revolución, de invasiones, de delincuencia, de retardos, de segregación, jefes lerdos y genuflexos; el escarnio de la “institucionalidad” ¿Con que se come eso?
Se trata de la subversión y el trueque, de la misión institucional atribuida constitucionalmente a la Fuerza Armada Nacional.
El parte de la Batalla de Carabobo, dignamente leído como introducción en todos los actos protocolaresde la institución armada, debe guardarse en el baúl de los recuerdos de una institución postrada actualmente y rendida, a los pies de la infamia y la ruindad.
En su lugar debe esgrimirse el parte de la Batalla de Quebrada Honda, un ejemplo de la falta de
escrúpulos y execrable conducta de una institución que ocupó un lugar prioritario en la consideración de todos los venezolanos.
¡Con razón la cara que tenía el Ministro de la Defensa y el Alto Mando Militar, al momento de leer el parte de guerra, no era de felicidad, de victoria, de lauros obtenidos ni de bronce conmemorativo a la Batalla de Carabobo, era cara ...pero de bo...bochorno. La pantalla de televisión lo decía todo.
La Batalla de Quebrada Honda es el hecho de armas más abominable y escandaloso del Ejército
Venezolano ¿Forjador... de que?

PARTE DE LA BATALLA DE QUEBRADA HONDA
Al Excelentísimo señor Presidente de Cuba, Fidel Castro
.
Ayer se ha confirmado con una humillante derrota el nacimiento político de la República Bolivariana, Socialista y Revolucionaria de Venezuela y la desaparicion definitiva del Ejercito Venezolano, Forjador de Libertades.
Reunidas las agrupaciones del Ejército Venezolano en la Plaza Venezuela el dia de ayer, marchamos ayer por la mañana sobre el Cuartel General enemigo situado en la Comisaria de la Policia Metropolitana de Quebrada Honda, en el orden siguiente: La primera agrupacion, compuesta del bravo batallón de Policia Militar, del Bravo Batallon Ayala y 60 Policias Militares a las órdenes del señor general Lameda Hernandez. La segunda, compuesta de elementos de la Tercera Division de Infanteria con los Circulos Bolivarianos que manda el impertérrito coronel Rodríguez Torres a las órdenes del señor General de Division Wilfredo Silva. La tercera, compuesta de Tupamaros, Carapaicas, Frente Bolivariano de Liberación y otra agrupación de las
FARC, a las órdenes del señor General de Division Garcia Carneiro.
Nuestra marcha por las calles y semáforos que nos separaban del campo enemigo fue rápida y ordenada. A las 11 de la noche desfilamos por nuestra izquierda al frente de la Policia enemiga bajo sus fuegos; atravesamos una larga fila de vendedores de perro caliente, que sólo daba frente para un hombre, a presencia de una policia que bien colocada en una altura inaccesible y plana, nos dominaba y nos cruzaba con todos sus fuegos.
El bizarro general Silva a la cabeza de dos unidades de su división y del regimiento de policia del valiente coronel Montilla Pantoja, marchó con tal intrepidez sobre la derecha del enemigo que en media hora todo él fue envuelto y cortado. Nada hará jamás bastante honor al valor de estas tropas. La 31 Brigada mandada por el benemérito General Lameda Hernandez pudo aún distinguirse entre tantos valientes y tuvo una gran pérdida de oficiales.
La conducta del general Garcia Carneiro en la última y en la más humillante derrota del Ejercito Venezolano lo ha hecho acreedor al último rango en la milicia bolivariana, y yo, en nombre del Pueblo Soberano de Cuba, le he ofrecido en el campo de batalla el empleo de General en Jefe del ejército.
De la segunda agrupacion no entró en acción más que una parte del batallón de Tiradores de La Guardia Nacional que manda el benemérito General Gutierrez. Pero su general, desesperado de no poder entrar en la batalla con toda su agrupacion por los obstáculos de la avenida, dio solo contra una masa de prostitutas, niños de la patria e indigentes y murió en medio de ella del modo heroico que merecía terminar la noble carrera del gordo de los gordos de la Guardia Nacional. La República Bolivariana ha perdido en el general Gutierrez un grande apoyo en paz o en guerra; ninguno más gloton que él, ninguno más sumiso al Comandante en Jefe. Yo recomiendo las cenizas de este General al Comité Central del Partido Comunista de Cuba para que se le tributen los honores de un triunfo solemne. Igual dolor sufre la República con la muerte del intrepidísimo General en Jefe Lucas Rincon que, lleno de un entusiasmo sin ejemplo, se precipitó sobre una agrupación de carburo a rendirla. El General Rincon es acreedor a las lágrimas del pueblo cubano y a que el pueblo de Venezuela le conceda los honores de un abecedario inmediato.
Disperso el ejército, el ardor de nuestros jefes y oficiales en correr en desbandada fue tal, que tuvimos una gran pérdida en esta alta clase del ejército. El Gramma dará el nombre de estos ilustres.
El Ejercito Venezolano pasaba de una tradición historica de libertad , compuesto de todo lo mejor de las experiencias democraticas. Este ejército ha dejado de serlo. Muy pocos se haran acreedores a visitar el encanto de La Habana.
El Ejército Venezolano tenía mayor fuerza que la Policia Metropolitana, pero no más que una pequeña parte revolucionaria de él ha decidido la desaparición . Nuestra pérdida no es sino dolorosa: Apenas una violación a la Constitución Nacional.
El General Baduel, que hizo como siempre prodigios, ha márchado hoy a establecer la línea contra la Policia Metropolitana en Cotiza.
Acepte el Comité Central del Partido Comunista de Cuba en nombre de los bravos generales revolucionarios que tengo la honra de mandar, el homenaje de un ejército rendido y desaparecido, el más grande y más hermoso que ha hecho armas en Venezuela en toda una tradición democratica e institucional.

Tengo el honor de ser con la más alta consideración, de V. E. Atento, humilde servidor.
Hugo Chavez Frias
Caracas, 26 de junio de 2003.

1 comentario:

Anónimo dijo...

It was very interesting to read about this in your article. blood pressure Read a useful article about tramadol tramadol